Las aves tienen que volar, los peces tienen que nadar y las  baterías tienen que morir. Es solo la ciencia de las baterías de automóviles . Las formas en que una batería puede morir son múltiples. Afortunadamente, las formas de evitar que una batería se agote son casi tan numerosas. La clave es identificar la razón por la cual una batería se agotó o el factor que podría causar que se muera en el futuro.

Razones por las que las baterías del coche mueren

Hay muchas razones diferentes por las que una batería de automóvil puede morir, pero las temperaturas extremas son bastante altas en la lista. El clima frío puede empujar una batería débil sobre el borde, ya que las temperaturas muy bajas dan como resultado un amperaje menos disponible para hacer girar el motor, pero el clima caluroso es un asesino literal de la batería.

Mantener el clima para no matar su batería

No hay mucho que pueda hacer para proteger su batería de los estragos del clima caluroso del verano o el frío del invierno, aparte de los garajes. Si esa es una opción, entonces la falta de cambios extremos de temperatura puede ayudar a que su batería dure más tiempo de lo que lo haría de otra manera. Sin embargo, la mejor forma de evitar que el calor o el frío destruya una batería es asegurarse de que siempre esté en la mejor forma posible.

Lo que esto significa es que una batería que se mantiene adecuadamente está mejor equipada para manejar los tipos de cambios bruscos de temperatura que puedan causarle problemas. Por ejemplo, es más probable que el electrolito en una batería se evapore durante los calurosos meses de verano, por lo que es importante mantenerlo tapado. Un bajo nivel de electrolito afecta negativamente el rendimiento de la batería, y nunca se debe conducir con las placas expuestas.

Llenar el electrolito cuando está bajo ayuda. Uno de los mayores indicadores de que una batería se está agotando es si el electrolito permanece débil incluso después de que la batería ya no acepta más carga, o si una celda es más débil que las otras. Esto se puede verificar con un hidrómetro para electrolito.

De la misma manera, mantener las conexiones eléctricas limpias y la batería cargada correctamente ayudará durante los meses fríos de invierno cuando haya menos amperaje de arranque disponible. La capacidad de una batería de plomo puede disminuir aproximadamente un 20 por ciento cuando la temperatura llega a congelarse.

Si queremos olvidarnos de llevar un mantenimiento, también existe la posibilidad de comprar una batería libre de mantenimiento y así podemos evitar muchos estragos.

Estos son algunos consejos que Cema Baterías ha recopilado para que ayuden a saber por qué la batería de nuestro vehículo se ha deteriorado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies