Todo lo que debes saber sobre la batería de un coche

características de las baterías de coche

¿Sabes todo lo que debes saber sobre la batería de un coche? En CEMA Baterías hemos preparado un artículo bastante completo donde podrás encontrar información de interés.

Para empezar, el propósito de la batería de un coche es hacer arrancar el motor, así como alimentar la red de a bordo del automóvil cuando el motor está apagado. La batería del coche también actúa como regulador de voltaje para el sistema eléctrico del vehículo.

Como mayoristas de baterías, te explicamos que las baterías más comunes son aquellas que cuentan con una tensión nominal de 12 voltios, las cuales se pueden encontrar en coches, furgonetas, camiones ligeros y medianos. Por otro lado, las baterías con una tensión de 6V se utilizan en motos, y las baterías con un voltaje de 24V se operan en camiones pesados, equipos especiales y militares.

 

Características de las baterías de coches

  • Capacidad de acumulación: se refiere a la cantidad de electricidad emitida cuando se descarga a la tensión mínima permitida. La unidad de medida de capacidad es Ah/h.
  • Amperios de arranque en frío: también se denomina corriente de arranque, la cual se verifica después de enfriar la batería a -18 grados centígrados. La batería del automóvil se descarga con una corriente de arranque en 30 segundos. Después de eso, su voltaje debe ser de al menos 8.4 voltios. En el caso de una descarga que dura 150 segundos, la tensión debe ser de al menos 6 voltios.
  • Fuerza electromotriz: indica el voltaje en los cables de la batería que no se carga externamente, y no hay fugas. FEM se puede medir con un voltímetro o multímetro.
  • Resistencia interna: esta combina la resistencia de los separadores, electrodos, electrolitos, cables y otras celdas de la batería.
  • Nivel de carga
  • Polaridad
  • Autodescarga: se trata de un proceso de reducción de la capacidad de la batería. Es causada por procesos en los electrodos.

 

Tipos de baterías de coches

  • Batería de celdas húmedas: las más comunes debido a su reducido precio. Funcionan a través de unas placas de plomo de polaridad positiva y negativa que están suspendidas libremente en ácido sulfúrico. Las placas están aisladas entre sí y existe una placa negativa adicional sellada independiente que evita que las positivas se estropeen. No requieren prácticamente mantenimiento.
  • Batería de calcio: son bastante comunes y su funcionamiento es prácticamente igual al de las baterías de celdas húmedas pero con la diferencia en que sus placas tienen una aleación de calcio lo que hace que evite la corrosión de las placas y se logre que pierda hasta un 80% menos de fluido.
  • Batería de AGM: en las baterías AGM, los electrolitos están separados por medio de una fibra de vidrio, lo que provoca poca resistencia interna y los mantiene fijados. Es una tecnología totalmente innovadora en el mundo de las baterías de plomo.

  • Batería de gel: en estas se utiliza silicona para conseguir que el ácido quede más denso, en forma de gel. Aguantan muy bien las descargas profundas y son ideales para coches con equipos eléctricos exigentes pero no son nada recomendables para arrancar el motor.
  • Baterías de ciclo profundo: tienen la capacidad de proporcionar energía durante un periodo largo de tiempo, pero también se autodescargan mucho más rápido.
  • Baterías de iones de litio: este tipo de baterías utilizan sal de litio para su funcionamiento. Incorporan un circuito para protegerlas de las sobrecargas, su autonomía es buena y su peso es mucho más ligero que el resto.

Si tienes cualquier duda sobre tipo de batería o cuál es la batería que mejor le conviene a los coches de tus clientes, no dudes en ponerte en contacto nosotros llamándonos al 955 54 44 06 o escribiéndonos a info@cemabaterias.com